¿Cuanta agua debe beber mi gato?

Es muy importante que nuestro gato este bien hidratado para evitar problemas de salud, pero a veces cuesta conseguir que nuestros pequeños felinos beban el agua suficiente. Nuestro gato debe beber en trono a unos 50ml o 100ml de agua por kilo de peso al día, es decir, un gato que pese unos 4kg debe beber unos 200ml.

¿Qué ocurre si nuestro gato no bebe suficiente agua?

Una mala hidratación puede llegar a causar problemas urinarios que afectan a la uretra y/o a la vejiga de nuestro gato (Cristales y cálculos de estruvita u oxalato, Tapones uretrales, cistitis Idiopatica Felina (CIF), infección de orina, etc.) Todas estas afecciones se engloban dentro del FLUTD (Enfermedad del tracto urinario inferior).

El FLUTD puede estar causado por varias razones y algunas de ellas como el consumo de agua reducido, una mala alimentación o el sobrepeso se pueden evitar si tomamos ciertas precauciones.

¿Qué síntomas podemos notar si nuestro gato sufre FLUTD?

  • Quejidos al orinar
  • Agresividad o nerviosismo
  • Orina menos cantidad
  • Orina fuera del arenero
  • Intenta orinar y no lo consigue
  • Acude más veces al arenero pero orina menos cantidad
  • Sangre en la orina

Si notamos cualquier comportamiento raro en nuestro gato  debemos acudir a nuestro veterinario a una revisión para controlar si hay algún problema.

¿Cómo hacer que mi gato beba más?

Los gatos son muy especiales a la hora de beber agua, si no la encuentran como a ellos les gusta la rechazarán. Pero podemos tomar ciertas medidas para conseguir que nuestro gato beba lo suficiente:

  • Agua limpia y fresca: para que el agua atraiga a nuestro gato esta debe estar fresca y limpia. Para ello debemos cambiar el agua al menos una vez al día y, en épocas de calor, hacerlo más a menudo o ayudarnos de hielos o bebederos refrigerantes para mantenerla fresca.
  • Fuente de agua: Las fuentes de agua corriente suelen llamar la atención de nuestros gatos al igual que los grifos de casa. Además, los filtros que incorporan mantendrán el agua libre de suciedad.
  • Escoger bien el bebedero y su ubicación: Debemos escoger un bebedero con el que nuestro gato se sienta a gusto y para ello es importante que sea suficientemente ancho como para que sus bigotes no rocen en los bordes. Además, lo ideal es evitar el plástico (puede provocar alergias o acné felino) y decantarnos por alguno que se limpie fácil como los de cerámica o acero inoxidable. Es conveniente colocarlo algo alejado de la zona de descanso, de los areneros y, en algunas ocasiones, también de la comida.
  • Complementar el pienso con comida húmeda: La comida húmeda es una gran fuente de hidratación ya que se compone en un 70% u 80% de humedad.