El sobrepeso en gatos, un problema que puede afectar a su salud

Cuando vemos una foto de un gato triponcete, tipo Garfield, nos suele hacer mucha gracia pero, realmente, estamos ante un problema que puede llegar a afectar a la salud de nuestro gato y que debemos prevenir si no queremos llevarnos algún susto.

El sobrepeso facilita que nuestro gato sufra ciertas enfermedades como artritis, diabetes, inflamación del hígado o problemas cardíacos que pueden reducir su esperanza de vida y reducir su calidad de vida

¿Cómo detectar el sobrepeso en mi gato?

Si tienes dudas sobre si tu gato tiene sobre peso, puedes acudir a tu veterinario habitual o aprovechar la revisión anual para comentarle tu preocupación y que te indique que peso debe rondar tu gato.

No podemos generalizar y decir un peso idóneo porque hay gatos grandes cuyo peso deba rondar los 7 kg y otros pequeños que con 4kg tengan algo de sobrepeso.

Si queremos hacer un análisis rápido para saber si debemos preocuparnos, existen 3 indicadores que nos ayuden a detectar si a nuestro gato le sobran unos kilitos:

  1. Barriga: Cuando nuestro gato engorda, el primer lugar hacia el que suele ir la grasa es hacia la zona de la tripa. Donde acaba el pecho de nuestro gato debería haber una curva hacia arriba, si en lugar de esto encontramos una bolsita que se mueve cuando anda, es que nuestro gato está empezando acumular algo de grasa.
  2. Cintura: Si miramos a nuestro gato desde arriba debe tener marcada la curva de la cintura. Si no se nota o tiene una curvita hacia afuera es hora de ponerlo a dieta.
  3. Costillas. Al tocar la zona de las costillas debemos poder localizarlas y contarlas sin que estén excesivamente marcadas. Si no podemos diferenciarlas, es que nuestro gato sufre sobrepeso.

¿Cómo ayudar a mi gato a evitar el sobrepeso?

Si queremos que nuestro gato se mantenga en su peso o que adelgace, hay dos variables principales que debemos controlar: la alimentación y el ejercicio.

Los gatos suelen hacer varias comidas al día en pequeñas cantidades, por lo que el racionar la comida puede llegar a estresarles si no están acostumbrados. Para evitarlo, lo ideal es buscar una alimentación adecuada con una cantidad de grasa reducida y alto contenido en fibra que le ayude a adelgazar o mantener su peso sin reducir la cantidad de comida.

Además, si creemos que nuestro gato come demasiado pero queremos dejar la comida a su disposición 24 horas, podemos optar por un comedero interactivo que fomentará que coma menos cantidad y más lentamente.

Además, es esencial que nuestro gato realice ejercicio diariamente. La cantidad de ejercicio dependerá de la edad de nuestro gato pero en muchos casos, en gatos caseros sin acceso al exterior, debemos animarle a moverse porque se vuelven muy sedentarios.

Los rascadores con varias alturas pueden ayudar a que se ejercite y, colocando comida en él, ayudaremos a que lo encuentre atractivo. Los comederos interactivos o juguetes portagolosinas también ayudarán a que nuestro gato tenga que ”cazar” su comida.

Cada gato es un mundo y por ello, si piensas que tu gato tiene sobrepeso, lo ideal es que acudas a tu veterinario para que le haga una revisión y te recomiende lo mejor para él.

Si quieres descubrir nuevas marcas de calidad y juguetes que inciten a tu gato a ponerse en movimiento ¡No olvides pedir nuestra caja!